Luis Afredo Garavito Cubillos: El Monstruo de Genova


Luis Afredo Garavito Cubillos: El Monstruo de Genova
Después de 18 meses de investigación tras la pista de una supuesta "secta satánica" que estaría cometiendo los más atroces sacrificios con menores de edad, la policía colombiana pudo esclarecer la ola de desapariciones y asesinatos que mantenían en vilo al país. Todo empezó cuando se hallaron los restos de varios cuerpos esqueletizados, con señales de haber sido amarrados, mutilados y decapitados. Además, numerosas familias colombianas comenzaron a denunciar la desaparición masiva de sus pequeños. En total se contabilizaron más de 100 desapariciones.

La prensa de todo el mundo ayudó a propagar el estado de alarma entre la población, publicando grandes titulares como éstos: "Aparecen otros 25 niños muertos, víctimas de posibles ritos satánicos", "Al menos 46 niños asesinados desde 1993 por supuestos ritos", "Hallados más cadáveres con signos de tortura satánica"...Finalmente, tras una ardua investigación por parte del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) en diversas capitales del país, se han podido esclarecer los macabros descubrimientos gracias a una serie de evidencias que han hecho sospechar a los agentes de la policía colombiana acerca de la posibilidad que el culpable se tratase de una sola persona. En los lugares del crimen se habían hallado varios tapones de unas botellas de licor barato, restos de cabellos y otra serie de objetos que ayudaron a los investigadores a trazar un perfil del asesino.

Los agentes no se conformaron con las evidencias encontradas. Por otro lado comprobaron los billetes de autobús y registros de los hoteles que coincidían con las fechas y lugares de las desapariciones. Después, en el transcurso de la investigación se elaboró una lista con 94 posibles autores de los crímenes, que se fueron eliminando poco a poco hasta reducirla en dos sospechosos.Uno de ellos era Luis Alfredo Garavito Cubillos, de 42 años, detenido y recluido en la penitenciaría local de Villavicencio, donde estaba registrado con nombre falso desde el 22 de abril de 1999, tras ser acusado por agresión sexual violenta a un menor.

Uno de los agentes de la prisión lo desenmascaró cuando tras engañarlo llamándolo por su verdadero nombre, pues éste sin darse cuenta respondió. Entonces se pudo comprobar que el detenido tenía una orden de captura emitida hacía tres años por los jueces de la ciudad de Tunja por el asesinato de un niño y otros delitos menores.
Al verse descubierto y acorralado por el fiscal que lo interrogó a continuación, confesó los crímenes pidiendo perdón con antelación por los hechos que iba a confesar. Tras sacar una pequeña libreta negra en la que estaban marcados la ciudad y uno, dos, tres palitos, según los niños que hubiera asesinado, confesó haber estado asesinando entre 1992 y 1999, dando todos los detalles de los crímenes, con una frialdad que asombró a los agentes de policía.Al registrar su vivienda, fueron hallados varios objetos que concordaban con los encontrados en los lugares de los crímenes, detalle que terminó de inculparlo. Garavito, conocido también como "Loco", "Tribilín", "El Cura", "Goofy" y "Conflicto", era un experto en disfraces. Se hacía pasar por vendedor ambulante, monje, indigente, discapacitado, representante de ONG, etc., con el fin de ganarse la confianza de la gente y entrar como conferenciante en escuelas.Confesó que sus víctimas "preferidas" eran pobres, menores, estudiantes y campesinos. Les ofrecía dinero, comida, bebida y los llevaba a caminar hasta que estos se cansaban, entonces les atacaba en sitios despoblados. El asesino incluso coleccionaba las publicaciones en prensa sobre la desaparición y el asesinato de los niños, que fueron encontradas por los agentes en el registro de la vivienda de la compañera sentimental y de una amiga del asesino.

Vivía en Génova, departamento de Quindio. Desde muy pequeño su padre lo maltrató constantemente y su madre jamás le dio muestras de afecto, ni tampoco nadie de su familia. También recordó a los agentes que lo interrogaron, cómo dos vecinos le estuvieron violando durante varios años en su niñez, por eso se convirtió en taciturno, retraído e infeliz, con explosiones violentas que tantos problemas le traerían a lo largo de su vida. A los 16 años se va de casa para buscarse la vida por su cuenta y comienza a trabajar en distintos empleos, generalmente como vendedor.En su soledad, comienza a beber hasta no poder prescindir del alcohol. Intenta llevar una vida normal, pero sus continuas borracheras y su mal carácter le movían a discutir y enfrentarse con sus compañeros y jefes. Cada vez se vuelve menos sociable y le resulta más difícil mantener un empleo fijo, por lo que a mediados de los 80 comienza a recorrer el país como vendedor ambulante, hecho que le permite una gran movilidad a la hora planear los futuros asesinatos. Llega a recorrer cinco veces el país, eligiendo los municipios en los cuales cometería los crímenes.

Por esa época también inventa dos Fundaciones (una para ancianos y otra para menores), y aficionándose cada vez más por los disfraces, se cambia constantemente el peinado, la barba, bigote y gafas, eligiendo siempre personajes que le facilitaban el acercamiento a los niños sin levantar sospechas: intelectual, sacerdote, mendigo...En un momento de su vida acepta someterse a tratamiento psiquiátrico durante cinco años, cosa que no ayuda a corregir su agresividad ni sus ansias de matar, pero sí impide que lo echen del trabajo en varias ocasiones. (Era un hombre muy violento cuando se emborrachaba, pero aseguró que le encantaban los niños. De hecho, si bien golpeaba a las dos mujeres con las cuales convivió, nunca puso la mano encima a los hijos que éstas tenían frutos de otras relaciones).

En 1992 empieza su carrera como criminal, siempre con un mismo modus operandi: primero recorría el lugar que había elegido e identificaba su objetivo: niños pobres, tanto campesinos como escolares o trabajadores. Siempre buscaba jóvenes agradables físicamente o que le recordasen a él en su infancia. Para ganarse su confianza les reconfortaba y les regalaba alguna cosa, y luego les pedía que les acompañase a dar un paseo con el fin de charlar un rato. Les hacía caminar durante mucho tiempo hasta que se cansaban y los llevaba a un paraje escondido. Luego los violaba, los ataba y los degollaba; finalmente mutilaba el cuerpo y lo abandonaba en el mismo lugar.

(El hecho de cortarles la cabeza y enterrarlas en otro lugar para dificultar la identificación, fue lo que llegó a encaminar a los agentes hacia la hipótesis falsa de una secta satánica practicante de sacrificios rituales).

Los cuerpos mutilados de las víctimas, en su mayoría menores de 8 a 16 años, fueron descubiertos en 60 poblaciones de 11 provincias del país, y se sospecha que también llegó a actuar en Ecuador.Después de confesar los relatos de los múltiples asesinatos, Garavito añadió que él no era un monstruo, como lo denominaba la prensa y medio país, si bien los actos fueron realizados a plena consciencia, los atribuyó a un "fuerza extraña" que lleva dentro, y pidiendo perdón al país, a su madre y a Dios, se excusó diciendo que todo se debía a los malos tratos recibidos por su padre, ya fallecido, durante su infancia.

El perfil psicológico que le ha sido realizado por los psiquiatras denota que no es un genio del crimen, pero sí un personaje que no posee ningún tipo de inhibición capaz de frenar su creciente necesidad de matar. Presenta además fuertes depresiones y tendencias suicidas, además de un carácter fácilmente irritable.

El detenido ha tenido que ser emplazado en una celda de alta seguridad en la prisión de Villavicencio no sólo por una posible ejecución por parte de los demás presos sino para que el psicópata no pueda acabar con su propia vida, debido a sus tendencias suicidas.

Las declaraciones del "Monstruo de Genova" han sensibilizado a los 40 millones de Colombianos, multiplicando las demandas de pena de muerte contra el asesino de niños.Los padres de las víctimas no han parado de llamar a las radios locales para exigir la muerte de Luis Alfredo Garavito, en un país donde la pena capital no está recogida en el Código Penal.

En un principio se habían encontrado los restos de 114 niños, pero continuaron las pesquisas para encontrar los cadáveres del resto de los menores desaparecidos, un total de 172.

Tras el juicio que se ha celebrado en diciembre de 2001, Luis Alfredo Garavito Cubillos, considerado el segundo homicida en serie más peligroso del mundo, ha sido condenado a un total de 1.853 años de cárcel convirtiéndose en la más alta sumatoria de condenas en la historia judicial de Colombia.Las condenas ya impartidas corresponden a 138 casos en los que se encontró pruebas suficientes que culpan a Garavito, los restantes 32 casos se encuentran actualmente en instrucción.

Actualizado 27 de Mayo de 2011

El Gobierno de Ecuador, mediante una solicitud al Ministerio de Relaciones Exteriores, pidió la extradición de Luis Alfredo Garavito, alias La Bestia, quien permanece encarcelado en Valledupar por 172 torturas, violaciones y asesinatos de menores de edad.

La Embajada de Ecuador informó que ya se envió la documentación respectiva para el proceso.

Garavito habría cometido al menos dos de estos crímenes en el vecino país.

En un comunicado, la representación diplomática de esa nación en Bogotá informó que “la Embajada de Ecuador en Colombia entregó el 17 de mayo de 2011 en el Ministerio de Relaciones Exteriores colombiano la documentación apostillada dentro del proceso de extradición activa No 22-2008, contra el ciudadano Luis Alfredo Garavito Cubillos”.

La Bestia está solicitado, según la nota ecuatoriana, por la Corte Nacional de Justicia de ese país.

La solicitud del embajador de Ecuador en Colombia, Raúl Vallejo, se deriva de una providencia del 6 de abril de este año.

Horas antes de que se informara el pedido de extradición, el Inpec descartó que Garavito tuviera posibilidades de salir de prisión en breve por cumplimiento de su condena, a la que le faltarían más de 11 años.


El director del Inpec, general Gustavo Adolfo Ricaurte, dijo que aunque esa condena podría concluir pronto, por los beneficios legales, aún tiene más de 110 procesos que requieren la aplicación de una segunda etapa de detención. Y añadió que Garavito no podría quedar en libertad antes de “unos 25, 30 ó 40 años, aproximadamente”.

La senadora Gilma Jiménez, quien adelanta trámites para un referendo por la cadena perpetua a violadores y asesinos de niños, le había a EL HERALDO hace un par de semanas que “no se puede hacer nada para que no salga de la cárcel (...) a excepción de que lo extraditen a Ecuador”. Bogotá

Fuente: El HeraldoCo


ACTUALIZADO A 15 DE JULIO 2011

La senadora de Colombia Gilmar Jiménez denunció, en mayo pasado, que por cuenta de rebajas legales, a Luis Alfredo Garavito requerido por la justicia ecuatoriana por el delito de asesinato de dos menores, le faltarían aproximadamente tres años para quedar en libertad, actualmente cumple su condena en una cárcel de Valledupar.

La legisladora solicitó que el Consejo Superior de la Judicatura ponga en blanco y negro el caso, que la Fiscalía identifique la totalidad de los niños asesinados por Garavito, ya que faltarían 82 casos y que la Cancillería haga las indagaciones del caso sobre si es solicitado en Ecuador por casos similares, a fin de que sea extraditado y no quede en libertad.

Él fue sentenciado a 40 años de prisión en el vecino país. Sin embargo, por su cooperación con la justicia, se redujo la pena a 11 años.

El ministro del Interior de ese país, Germán Vargas, indicó que solo después de que pague la pena podrá ser extraditado a Ecuador.

Posibilidades

Para el penalista Ramiro Román, cada país tiene independencia en su justicia, pero en la Comisión de Derechos Humanos se habla de que no se puede juzgar a una persona dos veces por el mismo crimen. Sin embargo, “cuando hay transnacionalidad tiene que establecerse una posición del país que tiene la competencia”.

A su criterio, la extradición del asesino en serie no sería tan fácil pues “Ecuador podría reclamarlo si es que la Fiscalía ha realizado una investigación del caso y si se estableció responsabilidad”.

El jurista Diego Paredes no comparte el mismo criterio ya que señaló que en el caso que sea extraditado, jurídicamente podría enfrentar una pena máxima de 25 años. Según Paredes, Ecuador podría solicitar la extradición incluso antes de que Garavito cumpla con su condena en Colombia.

EL DATO
Garavito es requerido por la justicia ecuatoriano por el asesinado, en 1998, de 2 niños, de 12 y 16 años, en Santo Domingo los Tsáchilas.

Fuente: LaHora

 COMENTARIOS:
Mauricio zapata dijo...
esta información esta errada al final, puesto que ese atroz homicida saldrá bajo términos de libertad condicional este año 2011. La justicia de Colombia es de las peores del mundo eso también debería salir en este interesante blog.
Cordobess@ dijo...
Si puedes hacer llegar al blog mas informacion al respecto, actualizaremos la entrada Mauricio
Cordobess@ dijo...
Actualizado a 18/07/2011
Comparte este Post en tu Red Social Favorita

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

MAPA DESAPARECIDOS


Ver Desaparecidos - Missing People en un mapa más grande

Juego de ingenio y Logica ONLINE ¿Te atreves?

 

Recomendaciones, Agradecimientos, Notas y Creditos

En Criminal Descubierto aceptamos Publicaciones. Si deseas Publicar un articulo, escribe a criminal-descubierto@live.com y tras revisar contenido se realizara la publicación. También se acepta complementación de información de lo ya publicado.Toda la información de este blog ha sido recopilada bajo investigaciones vía red publicadas ya existentes, por lo que si existiera alguna foto con derechos de Copyright Infórmenos y añadiremos fuente o propietario bajo la misma.
Gracias a todos los colaboradores de este Blog, dando especial mención a Tata por sus interminables aportes de información.
Un gran abrazo a Marco Besas desde este mi espacio en el cual siempre sera bienvenido.