Dorancel Vargas Gómez (El Canibal Asesino)

Una historia terrorífica, que demuestra como la pobreza y el hambre (por supuesto sumados a ciertos desequilibrios mentales), pueden llevar a un hombre al ejercer libremente el canibalismo en pleno siglo XX.
El puente colgante “Libertador”, se encuentra ubicado en las márgenes del río Torbes, en el Estado Táchira, a 750 kilómetros de Caracas, Venezuela.
El viernes 12 de febrero de 1999, tres jóvenes encontraron en las cercanías del puente, varios pies y manos humanos, escondidos entre escombros.
Inmediatamente dieron aviso al teléfono de Emergencia 171, de la Defensa Civil Táchira, quien inmediatamente mandó un grupo de investigación al lugar.
Confirmado el hallazgo, se hicieron presentes en el lugar funcionarios policiales quienes, en el transcurso de una nueva búsqueda, localizaron restos humanos parciales que resultaron ser una suma de entre diéz y doce cuerpos.
Una vez descartada la hipótesis de que pudiera tratarse de un área de liberación de cadáveres de alguna banda de narcotraficantes o de alguna secta satánica, se recurrió a las denuncias de personas desaparecidas.
Se pudo determinar la existencia de una serie de denuncias en la localidad entre noviembre de 1998 y enero de 1999 por lo que se procedió a rastrear la zona.
Fue entonces que se comenzó a especular la existencia de un asesino serial en la zona.
En una casucha fabricada con escombros en al área del Parque 12 de Febrero, localizaron varios recipientes que contenían carne humana y vísceras preparadas para el consumo, además de tres cabezas humanas y varios pies y manos, que, debido al avanzado estado de descomposición que presentaban, posteriormente fueron llevados a la morgue del Cementerio Municipal de “El Vigía”, en el estado de Mérida.
El dueño de dicho lugar resultó ser Dorancel Vargas Gómez, un mendigo bastante conocido en la zona, nacido en Caño Zancudo, estado Mérida, el 14 de mayo de 1957.
Cabe destacar que por algún error periodístico, su nombre fue cambiado a Dorángel.
Su arresto se llevó a cabo poco después por los detectives del Cuerpo Técnico de la Policía Judicial con el apoyo de la Policía Montada, y fue trasladado a la casilla policial más cercana del Parque, en las afueras de Tariba.
Allí fue donde se produjo el interrogatorio preliminar que daría a la policía no pocas sorpresas.
“No me arrepiento de lo que he hecho, porque me gusta la carne y no soy el único, en diciembre compartí al vecino Manuel “pana” que era muy buena persona, y yo me dije, si es tán buen vecino tiene que estar bien sabroso. Total que hice unas empanadillas con él y las compartí con los conocidos que en todo momento alabaron la sabrosura del relleno. Quizá ahora piensen mal de mi, pero yo lo hice con la mejor buena voluntad del mundo, como recomienda la iglesia yo compartí mi pan, bueno en este caso al bueno de Manuel, pero al caso le hace lo mismo con otros tan necesitados como yo y ahora me veo prisionero. Yo por necesidad me veo metido en esta vaina, por todo cuanto robaron en esta nación que nos han llevado al hambre a miles de venezolanos, pero no me arrepiento, por que a pesar de todo, lo único que no me daba apetito eran las cabezas. Con las manos y los pies cuando más me apuraba el hambre yo me hacia una sopita con ellas y no desaprovechaba nada”.

Esta y otras declaraciones pusieron los pelos de punta al sargento de policía Gumersindo Chacón, encargado de la casilla, Dorancel no ahorró detalles sobre la manera en la que descuartizaba, sazonaba y cocinaba a sus víctimas.
“…los hombres saben mejor que las mujeres, saben recio como cochino salado, como jamón, da gusto comer un buen macho, las mujeres saben dulce como quien come flores y te dejan él estomago flojo como si no hubieses comido.”
Algunos detalles que declaró resultarían incluso jocosos de no ser tan espeluznantes:
“Nunca mataba hombres gordos, tienen mucha grasa y eso tiene mucho colesteról…”
Luego de que estas confesiones fueron realizadas, la prensa se hizo cargo de ellas y las publicó, y así fue como algunos vecinos, atónitos, empezaron a recordar detalles de la vida del mayor asesino en serie de la historia venezolana, según las autoridades.

Al parecer siempre vivió solo, y desaparecía largas temporadas paseando con una barra metálica, una especie de lanza, de un metro de largo.
Lo que nadie podía imaginar es que utilizase esa barra para cazar a sus víctimas, quienes se supone que eran indigentes de la zona y obreros que laboraban en las riveras del río Torbes recogiendo y transportando arena.
Tras cazarlos, los descuartizaba, guardaba las partes que se comía para cocinarlas y enterraba lo demás, que según sus declaraciones, “le producían indigestión”.

Una investigación sobre los antecedentes del Vargas reveló que este era su cuarto arresto, los dos primeros se dieron en El Vigía, años antes, por dos delitos menores: robo de gallinas y de ganado.
La verdadera sorpresa era que ya había sido capturado en una ocasión en el año 1995 por el mismo delito de “Canibalismo”.
Luego de permanecer aislado en la cárcel de Santa Ana, y por presentar desequilibrios mentales, fue trasladado al centro psiquiátrico de Peribeca, cerca de San Cristóbal, de donde logró escaparse.
Si bien una de las víctimas ya ha sido identificada como Francisco A. López, quién desapareció de su lugar de trabajo, situado en las proximidades del río Torbes, la Policía Judicial continua en estos momentos sus investigaciones para identificar los restos hallados y excavar en otros lugares en busca de nuevos restos.

Aqui dejo este documental en el que el mismo habla


 
Comparte este Post en tu Red Social Favorita

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

MAPA DESAPARECIDOS


Ver Desaparecidos - Missing People en un mapa más grande

Juego de ingenio y Logica ONLINE ¿Te atreves?

 

Recomendaciones, Agradecimientos, Notas y Creditos

En Criminal Descubierto aceptamos Publicaciones. Si deseas Publicar un articulo, escribe a criminal-descubierto@live.com y tras revisar contenido se realizara la publicación. También se acepta complementación de información de lo ya publicado.Toda la información de este blog ha sido recopilada bajo investigaciones vía red publicadas ya existentes, por lo que si existiera alguna foto con derechos de Copyright Infórmenos y añadiremos fuente o propietario bajo la misma.
Gracias a todos los colaboradores de este Blog, dando especial mención a Tata por sus interminables aportes de información.
Un gran abrazo a Marco Besas desde este mi espacio en el cual siempre sera bienvenido.